Cinco consejos para lavarse bien la cara

Quizás parece básico, pero lavarse la cara tiene sus trucos para hacerlo de forma correcta.

La temperatura del agua o la presión con la que pasás la toalla pueden ser factores que, por ejemplo, irriten tu piel. Por eso, aquí hay cinco recomendaciones que podemos incorporar para transformar una la rutina inconsciente en un hábito saludable.

1- El agua debe estar tibia

El motivo detrás de esto no es abrir ni cerrar poros sino evitar la irritación que puede provocar el agua muy fría o muy caliente. Con una temperatura intermedia no quedaremos rojos luego de lavarnos.

2- Quitarse el maquillaje

Sí, aunque no sea a prueba de agua, es importante que removamos todo el maquillaje antes de lavarnos (y esto debe hacerse especialmente antes de dormir). De lo contrario, nuestros poros no podrán eliminar toxinas y el agua por sí sola no podrá retirar los productos completamente.

3- Incorporar agua micelar

Hace un tiempo que este producto cobró popularidad. Entre sus muchas propiedades, sirve para quitar el maquillaje.

Es que sus moléculas micelares se adhieren tanto a los productos como a los residuos de la piel y los remueven, por lo que es un gran limpiador que no necesita enjuague (que también podemos tener en cuenta si estamos en un lugar sin agua).

4- Secar con delicadeza

No es necesario hacer demasiada presión al momento de secarte, porque podrías irritar la piel.

Aunque tampoco es necesario dejarla mojada para hidratarla, ya que esto no solo no sucederá sino que podría generar el efecto contrario. ¿Lo mejor? Usar una toalla suave (puede ser antimicrobiana) y dar golpecitos delicados para que absorba.

5- Usar un tónico para finalizar

Una vez que el lavado está terminado, incorporar un tónico te ayudará a devolverle el balance a tu cutis.

¿Los beneficios? Restablecerá el pH de la piel para que pueda protegerse de las bacterias y los daños, aunque ahora suelen traer otros ingredientes que les otorgan propiedades para combatir la edad o el acné, por ejemplo.