Cinco consejos para evitar padecer una uña encarnada

Caminar o ir al gimnasio resulta casi imposible. Se altera la forma de apoyar los pies por lo que otras zonas del cuerpo se ven recargadas de un peso inusual. Las uñas encarnadas son un problema frecuente que provoca que la piel del dedo se ponga enrojecida y dura.

Por lo general, uno mismo puede encargarse del problema; pero si el dolor es intenso o se extiende, el médico puede tomar medidas para aliviar el malestar y ayudar a prevenir complicaciones. Algunas de ellas, son las siguientes:

Dolor y sensibilidad en la zona afectada Enrojecimiento, Hinchazón, Infección del tejido

¿Porqué ocurre?

Las uñas crecen encarnadas por comportamientos que se pueden evitar, como los que señalan desde la Clínica Mayo:

Usar zapatos que aprietan los dedos de los piesCortar las uñas demasiado cortas o no dejarlas con forma rectaTenerlas extremadamente curvas o lastimadas

Para prevenir este problema, se aconseja:

– Mantener una forma recta. No las cortes de manera curva a fin de que coincidan con la forma de la punta del dedo.

Si te hacés pedicura, pedí que te corten las uñas de forma recta. Si tenés una enfermedad que provoca mala circulación sanguínea en los pies y no podés cortarte las uñas, visitá a un podólogo con frecuencia para que te corte las uñas.

– Usar un largo moderado. Cortate de manera que queden a la misma altura que la punta de los dedos. Si te cortás demasiado las uñas de los pies, la presión de los zapatos en los dedos del pie puede hacer que la uña se introduzca dentro de los tejidos.

– Usar zapatos que calcen adecuadamente. Los zapatos que aprietan o presionan mucho sobre los dedos pueden hacer que la uña crezca introduciéndose dentro del tejido circundante.

Si tenés una lesión en los nervios de los pies, es posible que no puedas sentir si los zapatos están muy apretados. Elegí zapatos que te calcen bien, preferentemente en una zapatería especializada en personas con problemas de los pies.

– Usar calzado de protección. Si tu trabajo te pone en riesgo de lastimarte los pies, utilizá calzado de protección, como zapatos con punta de acero.

– Revisar los pies. Si tenés diabetes, revisate los pies a diario para detectar cualquier señal de que la uña se está introduciendo en la carne u otros problemas.