Intel dio a conocer en la feria CES 2019 sus nuevos procesadores, llamados Ice Lake, y su aplicación en la creación de contenidos, el gaming, la inteligencia artificial y el 5G.

Y hasta se mostró un sistema que podría ser clave para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020: análisis de deportistas en tiempo real sin ningún traje ni sensores.

“Estamos en las primeras etapas de una nueva era en la computación”, dijo Gregory Bryant, directivo de Intel en el Mandalay Bay, hotel de Las Vegas donde se llevó a cabo la conferencia.

Ice Lake será la nueva arquitectura de Intel, el próximo estándar con el que las fabricantes de computadoras y laptops comenzarán a trabajar. Como siempre sucede en estos casos: más rápidos y más eficientes.

Bryant mostró esta nueva tecnología, un chip de 10 nm que venía generando mucho ruido en el ambiente de la computación y el gaming, ya que se había hablado por primera vez hace unos 8 años. Sucederá al actual Coffee Lake, será lanzado este año y operará en la arquitectura Sunny Cove.

Es cierto que la información puede ser muy técnica y decir poco, si tenemos en cuenta que para consumo masivo los procesadores han alcanzado un nivel de rendimiento altísimo que parece difícil de mejorar.

Por eso Bryant empezó a hablar de aplicaciones concretas, que tienen que ver con la inteligencia artificial, la próxima generación de Wifi, el 5G y la conducción autónoma de autos. Y uno de los temas más preciados: la extensión en la duración de las baterías.

Una de las más llamativas fue el análisis de atletas en tiempo real.

En una alianza con el gigante chino de ventas Alibaba, desde Intel desarrollaron un sistema de monitoreo 3D de atletas en tiempo real. ¿Cómo entra Alibaba allí? Con el manejo de datos en la famosa “nube”.

La idea es que los atletas, con el hardware de Intel, puedan brindar datos de su rendimiento sin sensores, trajes ni nada. Con el sistema de captura de imagen mediante cámaras. Según explicaron, esto tiene como propósito mejorar la cantidad de información deportiva para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

La nueva tecnología para asistir a deportistas de Intel

La nueva tecnología para asistir a deportistas de Intel

Los avances en computación, Wifi, 5G y conducción autónoma

El anuncio más fuerte fue sin dudas el de los procesadores de novena generación de Intel Core que se amplía a los i7, i5 e i3. Ya está disponible en PC y llegará a laptops a mediados de año.

Ice Lake: el nuevo chip de Intel. (Bloomberg)

Ice Lake: el nuevo chip de Intel. (Bloomberg)

Otro de los anuncios que se presentó fue Project Athena. Apunta a mejorar el rendimiento de todo lo que es móvil, desde laptops a teléfonos celulares.

Pero lo más destacado de este proyecto fue un WiFi más eficiente, el 5G, la próxima conectividad móvil y la prolongación de la duración de la batería, uno de los principales problemas de esta era.

Saldría al mercado en la segunda parte de este año.

También se presentó un CPU híbrido, Lakefield. Esto permitiría colocar un procesador por encima de otro, encapsulados en uno solo. El impacto de esto va directamente al tamaño: se puede tener un procesador súper potente dentro de un mother muy pequeño, como el que presentaron:

Un motherboard ultra pequeño. (AFP)

Un motherboard ultra pequeño. (AFP)

También se presentó Nervana, un procesador dedicado a data centers que manejan grandes volúmenes de información. Apuntado para empresas y compañías. Lo curioso es que trabajará en conjunto con Facebook, en una alianza que apunta al reconocimiento facial y la información que de allí se pueda recopilar.

Una jugosa fuente de información, si se considera las miles de millones de fotos que hay subidas a la plataforma de Mark Zuckerberg.

Navin Shenoy, general manager de Intel, en la presentación. (Bloomberg)

Navin Shenoy, general manager de Intel, en la presentación. (Bloomberg)

En lo corporativo, se anunciaron los Intel Xeon de Ice Lake de 10 nm, que llegarían recién en 2020.

“La próxima era de la computación exige innovación a un nivel completamente diferente: uno que englobe todo el ecosistema y abarque todas las facetas de la computación, la conectividad y más”, apuntó como resumen Bryant.

En el tintero quedaron las placas de video discretas de Intel, que también vienen generando algo de ruido en el ambiente gamer. La compañía no dijo absolutamente nada sobre el tema, aunque se sabe que trabaja para competir en ese rubro con AMD y Nvidia.

Habrá que esperar al próximo CES o alguna convención de videojuegos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here