Cambio de paradigma: el salto cuántico de la artritis reumatoidea

Author

Categories

Share

Las terapéuticas disponibles en la actualidad para el tratamiento de la Artritis Reumatoidea (AR) alcanzaron un gold standard, el término en inglés que sirve para señalar un hito de calidad aplicado a la medicina.

Si se sigue la prolífica curva de avances científicos de las últimas dos a tres décadas alrededor de la AR y sus posibilidades de tratamiento queda claro que el paradigma alrededor de la artritis reumatoidea cambió drásticamente y que los propios pacientes con esta enfermedad reumática, crónica y autoinmune a cuestas adquirieron una centralidad total.

Esto ha sido posible por una multiplicidad de motivos como el diagnóstico precoz, la terapia temprana, la optimización de dosis, el uso de terapias combinadas y la aparición de nuevas formas de tratamiento.

Se estima que la Artritis Reumatoidea afecta a 23,7 millones de personas en todo el mundo, entre el 0,5 y 1% de la población mundial.

Lo más concreto de la AR es que definitivamente impacta en muchos aspectos de la vida cotidiana de los pacientes, incluso puede causar una inflamación dolorosa que puede erosionar los huesos y provocar la deformación de las articulaciones, hasta llevar al paciente a la discapacidad (Shutterstock)

Lo más concreto de la AR es que definitivamente impacta en muchos aspectos de la vida cotidiana de los pacientes, incluso puede causar una inflamación dolorosa que puede erosionar los huesos y provocar la deformación de las articulaciones, hasta llevar al paciente a la discapacidad (Shutterstock)

La enfermedad afecta al grupo etario con mayor capacidad laboral o productiva dentro de la sociedad, y aunque por definición puede aparecer a cualquier edad, el inicio más común es entre los 40 y 50 años.

El paciente en el centro de la escena

En la ciudad de Atlanta, Estados Unidos, se realizó a comienzos de noviembre, la reunión anual del ACR – American Congress of Rheumatology – y en ese foro mundial se sumó otro concepto interesante para pensar en el buen pronóstico que desarrollará la enfermedad: la reconfiguración del concepto de remisión.

Las primeras señales de advertencia de la artritis reumatoidea pueden ser la hinchazón en la articulación, sobre todo en los nudillos, en la base de los dedos, las muñecas o los pies; rigidez en las manos, muñecas o pies que se presenta temprano a la mañana y mejora con la actividad; y además cansancio, fiebre o pérdida de peso inexplicables.

Las grandes innovaciones científicas que propulsa la ciencia de nada sirven si no van acompañadas de tratamientos y terapéuticas accesibles que mejoren la calidad de vida de los pacientes. Existe una predisposición genética para padecer AR, pero también existen cuestiones ambientales que pueden incidir en el desarrollo de la enfermedad

Las grandes innovaciones científicas que propulsa la ciencia de nada sirven si no van acompañadas de tratamientos y terapéuticas accesibles que mejoren la calidad de vida de los pacientes.
Existe una predisposición genética para padecer AR, pero también existen cuestiones ambientales que pueden incidir en el desarrollo de la enfermedad

El estatus de enfermedad crónica que tiene la AR hace las cosas más complicadas (ABBVIE)

El estatus de enfermedad crónica que tiene la AR hace las cosas más complicadas (ABBVIE)

Definitivamente la AR entró en una nueva era, “cargada” de instrumentos médicos para identificar los diagnósticos tempranos.

Es clave para encarar la enfermedad no ignorar las sospechas, por eso pregnó tanto el concepto de share decision, hablar con los pacientes, ver cuál es la mejor opción de tratamiento pero siempre compartiéndo con él.

Se trata del pasaje de una medicina paternalista a otra que le brinda al paciente toda la información; y le abre un abanico de posibilidades para ver cuál es la mejor opción que tiene.

Author

Share