Un juez de Nueva York aprobó la solicitud que buscaba representar a cualquier mujer con una acusación contra Harvey Weinstein.

Desde este jueves se podrá hacer bajo cargos de tráfico sexual, pero redujo dramáticamente el espectro de acción para enjuiciar al desacreditado productor de cine y no se podrá tratar a sus empresas asociadas como una organización mafiosa.

El juez federal de distrito Alvin K. Hellerstein eliminó 17 demandas contra el alguna vez poderoso empresario quien ha sido acusado por mujeres en varios casos por tratar de usar su influencia en Hollywood a cambio de favores sexuales. Weinstein también enfrenta un juicio en una corte estatal por cargos de agresión sexual.

Las actrices Michelle Hurd y Marisa Tomei salen de la corte suprema de Nueva York tras escuchar, en diciembre, que se mantenían los cargos contra Weinstein (Reuters).

Las actrices Michelle Hurd y Marisa Tomei salen de la corte suprema de Nueva York tras escuchar, en diciembre, que se mantenían los cargos contra Weinstein (Reuters).

Las mujeres afirman haber sido atacadas entre 1993 y 2011 y Weinstein niega sistemáticamente haber incurrido en cualquier acto sexual no consensual.

Elior Shiloh, abogado de Weinstein, dijo en un comunicado que los abogados están de acuerdo con la decisión de Hellerstein en rechazar la mayoría de las acusaciones y explorarán “todas las opciones” para lograr que una última acusación que queda también sea desestimada.

La abogada Elizabeth Fegan, quien representa a las mujeres, dijo que el juez dictó correctamente que Weinstein deba enfrentar la acusación de tráfico sexual “por usar su poder para engañar y manipular mujeres, sabiendo que tenía la intención de abusar sexualmente de ellas”.

Pero “nos desilusiona que algunas acusaciones hayan sido retiradas y planeamos presentar una apelación”, dijo.

La demanda presentada a finales de 2017 buscaba representar a “decenas, si no es que cientos” de mujeres que afirman haber sido aisladas y atacadas por Weinstein. No se especificaba la indemnización que buscaban.

La demanda también nombraba a empresas y empleados como demandados, afirmando que colaboraban como un grupo de crimen organizado para facilitar los encuentros de Weinstein con jovencitas.

Hellerstein dijo que eliminó a todos los acusados menos a Weinstein porque la demanda no demostraba suficientemente que el resto de los acusados ayudaron, apoyaron o facilitaron el tráfico sexual.

Otras acusaciones fueron desestimadas porque los supuestos ataques ocurrieron hace demasiado tiempo y los abogados no habían explicado adecuadamente por qué no fueron presentados a tiempo ante la ley.

Los abogados de las mujeres decían que el retraso se debía a que los acusados hicieron pagos para silenciar a las víctimas, les indicaron que no denunciaran, les enviaron mensajes de texto amenazadores, le enviaron las denuncias de las víctimas a Weinstein, contrataron abogados para poner en la lista negra a las víctimas e intimidaron a periodistas.

“Estas acciones aunque son reprensibles no usaron fraude, falsa representación o engaños para evitar que las demandantes presentaran su caso”, dijo Hellerstein.

El de Weinstein es un caso que avanza y retrocede para todas las partes (Reuters).

El de Weinstein es un caso que avanza y retrocede para todas las partes (Reuters).

Weinstein fue despedido de la productora que fundó después de que surgiera una serie de acusaciones por abuso sexual y acoso en su contra en octubre de 2017.

Los abogados de Weinstein afirman que no es justo permitir que las aspirantes a actriz comparen el sexo durante un casting para Hollywood con un burdel.

Pero Hellerstein escribió que la ley contra tráfico sexual es apropiada si las víctimas son persuadidas de tener relaciones sexuales con la falsa promesa de avanzar en su carrera.