Aprueban $ 65 millones en programa CARES para ayuda familiar y pequeñas empresas.

La Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles aprobó el martes 10 de noviembre una nueva ronda de más de $ 65 millones en fondos federales de la Ley CARES.

Los fondos permiten que el condado continúe su respuesta al COVID-19, proporcionando una variedad de servicios, desde asistencia con el alquiler, alimentos y cuidado de niños hasta esfuerzos para financiar a los empleados del condado que brindan servicios esenciales.

El dinero del estímulo de emergencia federal se ha vuelto crítico para que el condado mantenga sus finanzas a flote, ya que el coronavirus ha forzado el cierre de muchos sectores de la economía.

En julio, la junta aprobó un plan de gastos de $ 1,220 millones para fondos de ayuda para el coronavirus. Esos fondos fueron asignados al condado a partir de la ley federal CARES, aprobada por el Congreso al principio de la pandemia.

En septiembre, la junta aprobó un plan de gastos por un total de $ 129,7 millones.

“La crisis de COVID-19 pinta un retrato crudo de la inequidad que se produce después de años de negligencia a largo plazo en nuestras comunidades de color que ya no se puede negar ni minimizar”, dijo la supervisora ​​Hilda Solís en un comunicado.

“Financiamiento de la Ley CARES nos brinda la oportunidad de abordar la pandemia de COVID-19 a través de una lente de equidad, lo que nos permite priorizar las comunidades que han estado desatendidas y con poca inversión durante demasiado tiempo “.

Las últimas asignaciones ya que el virus está aumentando nuevamente en el condado de Los Ángeles.El desglose incluye:

• $ 30,1 millones para brindar más apoyo a las familias y las personas mayores afectadas por la pandemia, mediante la expansión de la asistencia para el alquiler, los programas de alimentos, los vales para el cuidado de niños y la reducción de la brecha digital;

• $ 25 millones para apoyo adicional de pequeñas empresas, proveedores de cuidado infantil y organizaciones sin fines de lucro que se han visto afectados debido a las Órdenes de los funcionarios de salud del condado; y

• $ 10.1 millones para continuar financiando servicios de salud pública para prevenir la infección por COVID-19.