Las orillas de lago Vistonida, en el norte de Grecia, aparecieron recubiertas por una gigantesca telaraña, tejida por miles de pequeños arácnidos, después de que hace un mes un fenómeno similar en otra zona del país se hiciera viral en todo el mundo.

La gigantesca seda arácnida cubre más de 10.000 metros cuadrados, tapando la vegetación, desde arbustos hasta árboles, así como vallas y muros e incluso algunos santuarios de ruta típicos del país.

Arañas tetragnathas en su telaraña gigante.

Arañas tetragnathas en su telaraña gigante.

Tal colosal tarea es obra de las arañas tetragnathas, una especie de zonas húmedas.

Una telaraña gigante cubre la vegetación a lo largo del lago Vistonida en el norte de Grecia.

Una telaraña gigante cubre la vegetación a lo largo del lago Vistonida en el norte de Grecia.

Estas se distinguen por tener un cuerpo especialmente fino y largas patas, y las telas que elaboran se caracterizan por ser tejidas de forma horizontal y por no tener un agujero central.

Las arañas también invadieron el monasterio de Ayios Nikólaos, situado dentro del lago y al que se accede por un puente de madera, ahora cubierto por esta densa telaraña.

Una telaraña gigante cubre la vegetación a lo largo del lago Vistonida en el norte de Grecia.

Una telaraña gigante cubre la vegetación a lo largo del lago Vistonida en el norte de Grecia.

Según los expertos, el fenómeno se debe a la proliferación, este caluroso verano, de mosquitos y pequeñas moscas, con las que se alimentan las arañas.

“Las condiciones meteorológicas son ideales para que las arañas de multipliquen”, con una “alimentación tan abundante (…) hay una sobrepoblación”, explicó en la televisión griega Alpha Euterpe Patetsini, bióloga del Parque Nacional del Delta del Nestos y los lagos Vistonida.

El fenómeno se debe a la proliferación de mosquitos y pequeñas moscas, con las que se alimentan las arañas.

El fenómeno se debe a la proliferación de mosquitos y pequeñas moscas, con las que se alimentan las arañas.

Pero estos velos que recubren la zona, así como sus tejedoras, son efímeros y desaparecen con las precipitaciones y las bajas temperaturas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here