En el mundo se distribuyen cantidades exorbitantes de imágenes, muchas de las cuales llegan a estar manipuladas o ser falsas. Incluso ya es posible “hacer hablar” a imágenes de Marilyn Monroe o a Salvador Dalí.

Con el objetivo de que las personas logren identificar esas imágenes que resultan falsas, Adobe y un equipo de científicos de la Universidad de Berkeley están desarrollando una investigación basada en Inteligencia Artificial (IA) para detectar automáticamente cuándo se han manipulado retratos.

Este esfuerzo es un ejemplo que señala el compromiso de la compañía creadora de Photoshop por combatir el problema de la desinformación a partir de “fake news“.

“Vivimos en un mundo donde cada vez es más difícil confiar en la información digital que consumimos y espero seguir explorando esta área de investigación”, mencionó Richard Shang, investigador de Adobe que ha contribuido en el desarrollo de la plataforma.

El proyecto de Adobe está diseñado para detectar ediciones realizadas a partir de la nueva herramienta Face-Away Liquify de Photoshop, con la que se produjeron las caras falsas. Luego, estos rostros fueron los datos para alimentar la red neuronal de aprendizaje profundo que  probó el funcionamiento del algoritmo.

Para hacer este deep fake se utilizó un video real de Zuckerberg y se modificó el discurso.

Para hacer este deep fake se utilizó un video real de Zuckerberg y se modificó el discurso.

De acuerdo con los investigadores, este trabajo es un paso importante hacia la creación de utilidades que puedan identificar cambios complejos en las fotografías como “manipulaciones corporales y ediciones fotométricas como el suavizado de la piel”.

La efectividad del algoritmo resulta sumamente sorprendente, ya que cuando se le pidió a voluntarios humanos que detectaran una muestra de rostros editados, sólo se obtuvieron respuestas correctas en un 53% de las veces. Por el otro lado, el algoritmo fue eficaz en un 99% de las ocasiones.

En esta ocasión, el estudio es distinto a otros hecho por Adobe, ya que en éste también se buscaba detectar las manipulaciones de video y audio, mientras que en los anteriores únicamente se centraron en la manipulación de imágenes mediante funciones como el empalme, la clonación o la eliminación de elementos.

Resulta importante destacar de dónde proviene esta investigación, pues Adobe es la compañía que se encarga de distribuir el software Photoshop, con el cual es posible modificar tantos elementos de una fotografía como la imaginación de las personas lo permitan.

En un comunicado, la compañía menciona que son conscientes de las implicaciones éticas  de su tecnología, es por eso que se comprometen a encontrar formas responsables de dar vida a nuevas tecnologías que aumenten la confianza en los medios digitales.

En este contexto que apela por la veracidad de las imágenes en internet, cabe resaltar que el proyecto es apoyado por uno de los programas civiles de la agencia DARPA, que se encarga de realizar investigaciones forenses en medios.