El 14 de enero de 2020 Microsoft dejará de darle soporte oficial a Windows 7, el sistema operativo que debutó en 2009, y que desde 2015 estaba en la modalidad de “soporte extendido”, es decir, sin nuevas funciones pero recibiendo parches de seguridad.

A partir de ese momento esa versión dejará de recibir actualizaciones de seguridad críticas y ya no tendrá soporte oficial.

Las compañías que lo requieran podrán pagar para que Microsoft siga proveyendo actualizaciones críticas para esta versión del sistema operativo, pero no más allá de 2020.

Así lo anunció la compañía, que insta a los usuarios corporativos a pasarse a Windows 10, que en enero de este año superó a Windows 7 en cuanto a popularidad.