Cuando la cantante Taylor Swift (29 años) y el actor Joe Alwyn (28) se conocieron en la gala MET de 2016 ella era una de las estrellas de la alfombra roja de la noche y él un completo desconocido que poco menos que iba acompañando a Garrett Hendlund, su compañero de reparto en Billy Lynn, la típica película de héroes de guerra estadounidense que pasó sin pena ni gloria por las pantallas del cine.

Pero allí surgió la primera chispa de una relación de amistad que se ha convertido en una relación sentimental en toda regla en parte gracias a la discreción de la pareja que ha conseguido mantener su amor lejos del escrutinio público.

Llevan más de dos años de relación y en ese tiempo las cosas han cambiado mucho para ambos pero no lo ha hecho el cerco de intimidad que han impuesto sobre su vida personal. Taylor Swift, famosa por su incansable búsqueda del amor, ya conocía bien lo que significaba vivir una relación de cara al público siendo famosa.

Sus romances duraderos han sido con el actor Jake Gyllenhaal y con el Dj Calvin Haris, pero por su vida han pasado otras muchas relaciones pasajeras con otros personajes del mundillo como John Mayer, Taylor Lautner o Joe Jonas.

Del británico Joe Alwyn, sin embargo se conoce poco, sobre sus amoríos, pero sí se sabe que sus últimos trabajos –ha participado en el reparto de la oscarizada película La Favorita– le auguran un futuro brillante como actor.

Ni esa perspectiva ni ser pareja de una estrella ya consagrada le sacan de su convicción de no tener ningún interés por ser una celebridad. Ese no es el objetivo de su trabajo en Hollywood, según ha desvelado una fuente próxima a Taylor Swift en la revista People.

La cantante le ha dedicado varias canciones de su último disco Reputation, uno de los que ha conseguido mayor proyección.

Alwyn ha estado en más de un concierto de la gira de su novia que lleva el mismo nombre que su disco, y ella le ha acompañado en los Globos de Oro, en los Premios BAFTA y en los Oscar mostrándole su apoyo por su trabajo en La Favorita. Pero el actor británico quiere mantener su romance en privado.

En una entrevista durante la promoción del filme Alwyn fue muy claro al respecto: “Entiendo la curiosidad que despierta la vida privada en el mundo en el que vivimos. Bueno, no lo entiendo pero sé que existe. Pero simplemente no siento que sea algo que quiero exponer”.

Taylor Swift y su novio, Joe Alwyn en una salida por Londres (E!Online)

Taylor Swift y su novio, Joe Alwyn en una salida por Londres (E!Online)

Según las declaraciones del círculo de Swift, Joe adora a Taylor y creen que mantener en privado que se estaban conociendo realmente ayudó a que pudieran hacerlo en paz y a que su relación evolucionara.

El novio de Taylor Swift ya no es solo eso, ahora Joe Alwyn es un actor con carrera propia, que admira el cine de Paul Thomas Anderson y del desaparecido Philip Seymour Hoffman, que mantuvo en secreto su deseo de ser actor durante toda su adolescencia y que sigue el mismo camino sobre la estrecha relación que le une a la cantante Taylor Swift, según afirman personas que les conocen de cerca.

Su intención es muy loable pero será difícil de mantener según va su carrera. En el último trimestre de 2018 este joven de 1,85 metros de altura, porte clásico e intensos ojos azules, ha participado en cuatro películas de calado: Operación final, La favorita, Identidad borrada y María, reina de Escocia.

Por no sumar a su exposición que el mundo de la moda también se ha interesado por su palmito y ha sido imagen de la colección de primavera 2019 para la firma Prada junto a Gigi Hadid y fotografiados por el famoso Mario Testino.

El amor entre la pareja sigue su curso, ahora solo hay que esperar si consiguen vivirlo en la burbuja que ambos han buscado y si dentro de un tiempo Taylor Switf pasa a categoría de novia de Joe Alwyn y no al revés como ocurre aún.